(2007) V de Vivienda: Los vengadores de una vida hipotecada [SP]

Sábado 27 de octubre de 2007, por Web

Todas las versiones de este artículo: [Español]

V de Vivienda: Los vengadores de una vida hipotecada. (2007, October 27). Retrieved from http://miguelangelmartinez.net/?V-d...


Inédito

El sábado 6 de octubre de 2007 fue la fecha elegida para convocar el “Récord Mundial: No vas a tener una casa en la puta vida”. A raíz de lo que observé en esta jornada en Barcelona, me gustaría hacer algunas reflexiones que puedan ser de utilidad para este y otros movimientos sociales.

En primer lugar, la convocatoria ha mostrado un carácter autónomo y descentralizado digno de elogio. Se llamaba a manifestarse “frente al ayuntamiento de tu ciudad”; es decir, de cualquier ciudad a lo largo y ancho del Estado, promoviendo, por lo tanto, que cada grupo local tomara la iniciativa con sus propios medios y planteamientos. Este movmiento social ha ido gestando enriquecedores lazos a través de algunas páginas de internet (las últimas: vdevivienda.net y novasatenercasaenlaputavida.com) y en ellas se ha ido consolidando también una cultura propia en cuanto a signos de identidad (los colores amarillo y negro, las consignas a corear, etc.) y en cuanto a evitar que organizaciones sociales ajenas (partidos políticos, principalmente) utilizaran estas manifestaciones para su particular propaganda. En la Plaza de Sant Jaume de Barcelona, de hecho, sólo aparecieron un par de pancartas “ajenas”: las de un colectivo de despedidos de Seat y las del colectivo Dinero Gratis. Ambas identificaban a sus respectivas organizaciones aunque la pancarta del segundo se paseaba con alusiones críticas a la economía capitalista con claras concomitancias con los objetos de la protesta general sobre la vivienda. De manera semejante, alguna otra pancarta más individual proponía ir a una web donde se argumentaba la necesidad de aumentar los impuestos sobre el suelo, y una persona denunciaba la expropiación de su casa. No alteraron, en consecuencia, la percepción de conjunto de que se trataba de un acto de protesta centrado en la cuestión de la vivienda, independiente de las adscripciones particulares o partidarias de quienes se congregaban.